Las Versiones de USB Posible Riesgo en Preservación Digital

En el pasado congreso Preservación Digital y Acceso Contínuo a la Información, en el que estuve como ponente en Jaca, estuve comentando los problemas derivados de las diferentes versiones de USB que pueden acarrear en determinados archivos si tienen discos duros externos que están custodiando.

Si te soy sincero, no era un tema que llevase preparado de antemano, sino que era un riesgo más a tener en cuenta dada la velocidad a la que se actualizan las diferentes versiones de USB.

USB

La problemática del USB para la custodia de discos duros

Me gustaría ahondar un poco más en el tema. Creo que para archivos pequeños  o unidades de información con bajo prespuesto, que custodian discos duros en formato USB, es un tema de vital importancia.

Y es un tema de vital importancia porque podría darse el caso de tener un ordenador con versión USB 3.0 y un disco duro con versión USB 1.0. Y puede ocurrir lo siguiente

  1. Que el ordenador ni siquiera reconozca el dispositivo.
  2. Que lo reconozca pero que no se pueda transmitir información de una unidad a otra.
  3. Que lo reconozca y que ni siquiera se pueda abrir un solo archivo.
  4. Que….

La lista de probabilidades/posiblidades puede ser grandiosa.

Clasificación de los USB

Así que para que tengas en cuenta los posibles USB, te voy a explicar las versiones de los mismos. Al menos sabrás que atenerte si se te da el caso

USB 1.x

Se creo hacía 1996 y permitía una transmisión de datos de 1.5 MBit/seg hasta 12 MBit/seg. Algunos dispositivos en su época no funcionaron hasta que no salió al mercado la versión 1.1

USB 2.0

La USB 2.0 se liberó en el año 2000 y aqui había un plus de velocidad. Permitía transmisiones de datos hasta 480 Mbit/s. Debido a las limitaciones de los buses el ratio de funcionamiento era desde 35 MB/seg. o 280 Mbit/seg.

USB 3.0

Fue liberada en 2008 y en principio es compatible con la versión 2.0, aunque a día de hoy yo tengo mis dudas de que lo sea al 100%.

El ratio de velocidad era de 5 Gbit/seg. cinco veces más que en la versión 2.0.

Hay que pensar que en esa época, ya era muy común incluso en los smartphones que llevasen integrado su usb correspondientes. Y eso implicaba además que en función del fabricante habría especificaciones de voltaje e intensidad que influían a la hora de trabajar.

¿Qué se puede hacer con las versiones de USB?

Pues es sencillo. Se llama migración. En uno de los ciclos de trabajo del archivo sería ideal realizar la migración a dispositivos con un USB más moderno o directamente en la nube si es que hay presupuesto.

También tengo indicarte que el término “sencillo” no quiere decir que necesariamente lo sea así. La solución es sencilla. El proceso de migración, ya lo veremos.

Antes de hacer la migración de un disco duro custodiado hay que hacerse muchas preguntas.

  • Qué tipo de información contiene
  • Qué formatos hay dentro del disco
  • Qué programas vamos a utilizar para leerlos.
  • Como hay que custodiar los nuevos
  • ….

Es decir, no sólo haremos la migración, sino que hay que tener especial cuidado con ella y con la información que habrá dentro del propio disco.

Si el disco duro se ha cuidado durante el tiempo, no ofrecerá el mayor problema. Sin embargo, documentos tan sensibles como una fotografia digital, un simple documento de Word, un PDF, podemos perderlo incluso en la transmisión de la propia información.

Por tanto, será relevante que realices una auditoría del disco duro, si es que no está realizada previamente.

No vaya a ser que no por no hacer lo más elemental, vayas a perder información crítica.

Puedes comentar o suscribirte al blog.

 

 

4 Herramientas para reconocer Formatos Digitales

En una entrada anterior ya te había hablado de DROID, como un software que te permite reconocer objetos digitales.

Aprovechando que sale la actualización de JHOVE, aprovecho para hacer un repaso de las aplicaciones que te pueden ayudar a reconocer formatos de objetos digitales.

Prácticamente todas pueden funcionar como API y las puedes enlazar en tu repositorio dentro de tu ciclo de preservación digital.

Tienes que tener en cuenta que las herramientas solas en sí hacen muy poco. JHOVE por ejemplo no es fácil de instalar y está pensada para utilizar directamente en un repositorio.

DROID aunque te permite trabajar con la API, también está pensada para trabajar en un repositorio.

En cualquier caso, aquí tienes una muestra de qué hacen cada una de ellas.

objetos digitales

DROID (Digital Record Object Identificación)

Como ya te expliqué en una entrada anterior, DROID permite reconocer formatos de objetos digitales y está enlazado con la base de datos PRONOM.

DROID te permite ya con el software que te descargas, reconocer documentos en bateria.

JHOVE (JSTOR/Harvard Object Validation Environment)

JHOVE es un reconocedor de objetos de digitales, así como un validador. Permite enlazarlo dentro de un proceso automático. Actualmente está bajo la custodia/vigilancia de la Open Preservation Foundation.

Hace unos días, se ha anunciado el lanzamiento de su actualización en forma de Beta.

TrID – File Identifier

Este software mantenido por Marco Pontello, permite reconocer hasta 600 formatos digitales diferentes.

objetos digitales

Funciona en un entorno de modo de comandos, o para entendernos de MS-DOS y funciona para entornos Windows de 32 bits y Linux tanto de 32 cómo de 64 bits.

Exif Tool

Exif Tool es una herramienta de Phil Harvey y mantenida por el mismo. Permite reconocer formatos de fotografía de las principales marcas. Funciona también en modo de comandos y se puede ejecutar en batería.

Exif Tool, es una herramienta que está programa en Perl. Esto te permite añadirla como librería a tu proceso de preservación digital.

reconocer formatos digitales

En la imagen anterior, tienes una ejemplo del tipo de salida que puede hacer. No es un software excesivamente difícil.

Sin embargo, para arrancar a funcionarlo si eres nuevo/a en el tema, cuesta un poco al principio.

Exift Tool funciona par Windows y para MAC

Conclusiones

Para poder reconocer objetos digitales, piensa que además de emplear estas herramientas, necesitas tener un entorno estable de trabajo.

Antes de emplear ninguna de ellas, te invito a que practiques con ellas, las evalues antes de hacer nada con ellas. Con su evaluación, verás si te sirven para tu unidad de archivo y que cubren tus necesidades.

Si además no sabes por cuál de ellas empezar, también te sugiero que si trabajas para una administración preguntes a tu servicio de informática, que implicaciones tiene dentro del servicio utilizar una herramienta de este tipo.